jueves, 22 de diciembre de 2016

Mi anécdota

El diez de octubre, cuando cumplí ocho o nueve años, vinieron mis tíos y mis primos. Los mayores, se fueron al salón y nosotros los niños nos fuimos a una habitación, nos pusimos a jugar,también hablamos de nuestras cosas,al cabo de un rato, me llamaron al salón, nada más entrar, me cantaron el cumpleaños feliz y después me mancharon la cara de nata, ese día fue el mejor de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario